La RSPO se sienta con Fabio González, director ejecutivo de Palmas del Cesar, quien comparte sobre sus proyectos de economía circular que brindan sostenibilidad socioeconómica en la producción de aceite de palma.

CEO de Palmas del Cesar fabio gonzalez sobre sus proyectos pioneros en Colombia.

En el centro de Colombia, una empresa está a la altura de su espíritu pionero al convertirse en la primera del país en emplear innovaciones de economía circular en la producción de aceite de palma. palmas del cesar, que fue el motor que guió el primer grupo de pequeños agricultores colombianos hacia la certificación RSPO el año pasado, ahora está intensificando sus esfuerzos de sostenibilidad adoptando principios circulares a través de una superficie de 30,000 metros cuadrados. planta de biocompost que convierte la biomasa industrial en fertilizante y captura y procesa las emisiones de gas metano en biogás para generar electricidad.

"Somos una empresa filosóficamente conectada con la sostenibilidad", comparte fabio gonzalez, director general de Palmas del Cesar. En esta entrevista exclusiva con Fabio, la RSPO explora su fructífera búsqueda de innovaciones circulares a través de ingeniería de alto nivel y las claves para el liderazgo en sostenibilidad de Colombia. 

Palmas del Cesar fue uno de los pioneros en el cultivo de palma en Colombia. ¿Qué hace que su empresa se destaque en la industria?

Somos una empresa con estándares muy altos. Hemos sido referente de buenas prácticas en todos los ámbitos del cultivo de palma en Colombia. Hemos sido reconocidos por nuestra gestión de relaciones laborales, como la certificación “Great Place to Work”, que también es importante para nuestra gente. También contamos con la Certificación RSPO, el acuerdo de Deforestación Cero con fedepalma, y el Certificación ISCC estándar para nuestra huella de carbono. 

¿Cuál es la capacidad de producción actual de Palmas del Cesar? 

Nuestros cultivos abarcan alrededor de 4,000 hectáreas, y contamos con otras 10,000 hectáreas con nuestros aliados palmicultores, formando un núcleo de aproximadamente 14,000 hectáreas. Nuestras plantas de procesamiento tienen una capacidad de 75 toneladas. Empleamos a unos 750 trabajadores, entre ellos 110 mujeres, muchas de las cuales son cabezas de familia. 

De manera indirecta generamos alrededor de 600 empleos, y nuestros aliados palmicultores generan otros 1,500 empleos. Así formamos un núcleo palmero en el sur del Cesar y somos motor de desarrollo. Nuestra fundación apoya políticas sociales para siete comunidades, beneficiando a alrededor de 8,000 personas a través de diversos programas como Mujeres Productivas, iniciativas educativas para personas mayores y programas deportivos.  

¿Cuál fue su primer encuentro con la Economía Circular y cómo se alineó con los propios objetivos de sostenibilidad de la empresa?

Dado que la sostenibilidad es algo que se ha convertido casi en un mantra para nosotros, la sostenibilidad debe hacerse realidad con acciones concretas. No queríamos simplemente dar un discurso sobre sostenibilidad y certificaciones sin abordar los desafíos reales del cultivo de palma. 

El mayor desafío del cultivo de palma en materia de equilibrio ambiental es la gestión de las miles de toneladas de biomasa producidas. Hace unos seis años asistimos a una PIPOC Congreso en Malasia, cuyo lema era: “La biomasa es oro”. Hay muchas oportunidades para mejorar las condiciones ambientales y también hacer que la sostenibilidad genere ingresos para el emprendedor. 

Emprender estos proyectos exige muchos recursos, pero también son muy gratificantes, ya que devuelven esos recursos. La economía circular implica tomar biomasa, agregarle valor y devolverla al cultivo en algunos casos, o convertirla en kilovatios de energía para producir electricidad. Cumple objetivos tanto ambientales como sociales al reducir la huella de carbono, abordar cuestiones relacionadas con el clima y brindar oportunidades de ingresos.

¿Podrías hablarnos de tus iniciativas de economía circular?

Creamos dos frentes de proyecto: uno es una gigantesca planta de biocompost con enormes invernaderos, de 30,000 metros cuadrados, donde depositamos la biomasa sólida de la planta industrial, que incluye racimos y biomasa más pequeña como cáscaras y cenizas. Mediante un proceso estandarizado, controlado y en condiciones muy limpias, transformamos esta biomasa en compost en 40 días. Este abono mejora el suelo y proporciona nutrición a la palma, ejemplificando una economía circular perfecta.

Además, la planta industrial produce una gran cantidad de efluentes, lo que supone un gran desafío ya que libera aproximadamente 60,000 toneladas anuales de efluentes de molienda de aceite de palma (POME). Normalmente esto se gestiona con sistemas de tratamiento del POME, pero emite a la atmósfera gas metano, que es un gas de efecto invernadero. Lo captamos mediante cubiertas y lo procesamos, o, en el siguiente paso, generando electricidad con motores propulsados ​​por este biogás. 

Con compost produciremos 20,000 toneladas anuales para nuestros cultivos, y con biogás generaremos ocho millones de kilovatios para vender a redes de energías renovables.

Estos son dos proyectos líderes que esperamos alienten a otras plantas de la región a seguir como ejemplos de economía circular. De hecho, varios ya están trabajando en proyectos similares, contribuyendo significativamente a la agricultura y el medio ambiente. Las plantas vecinas también cuentan con certificación RSPO y están muy comprometidas con la sostenibilidad. Estamos orgullosos de ser pioneros en la región, siendo los primeros en producir kilovatios y haber implementado la producción de compost este año.

¿De dónde se extrae la biomasa?

La biomasa se produce en la planta industrial durante el procesamiento. La otra biomasa incluye hojas del cultivo, que utilizan en prácticas agrícolas desarrolladas por Cenipalma. El follaje se deja en el suelo, que también es una biomasa importante. También podemos vender el compost que producimos para mejorar los cultivos.

¿Cuáles han sido los mayores desafíos para facilitar sus iniciativas de economía circular?

Se trata principalmente de ingeniería de alto nivel: estos proyectos exigen experiencia y deben realizarse muy bien técnicamente debido a estrictas especificaciones de ingeniería. Hay varias formas de hacer compost, pero más allá de eso, el sitio debe estar diseñado para evitar que los residuos contaminen las fuentes de agua. 

Hicimos importantes inversiones en ingeniería para diseñar el subsuelo de la planta de compostaje para evitar dicha contaminación. De manera similar, en la planta de biogás, donde tratamos POME y capturamos metano, el diseño involucra sistemas complejos y alta presión. El desafío era adquirir una buena ingeniería, estudiar a fondo los proyectos y conseguir asesoramiento de expertos. 

Como empresa colombiana reconocida por sus innovaciones pioneras en sostenibilidad, ¿cuáles diría que son las razones que impulsan a Colombia a convertirse en un líder en sostenibilidad?

fedepalma ha trabajado extensamente para promover la sostenibilidad entre los productores de palma, enfatizando el modelo de desarrollo de Colombia, que incluye brindar apoyo a otros actores dentro del ecosistema de la palma aceitera para incorporar mejor la sostenibilidad en su trabajo diario. Nos referimos a estos jugadores como “núcleos de palma”. Actualmente existen al menos 50 núcleos de palma apoyados por Fedepalma y el centro de investigación Cenipalma.  

El modelo colombiano de palma ha facilitado la rápida difusión de conceptos de sostenibilidad, lo que ha llevado a un crecimiento significativo en esta área. El Acuerdo Nacional Deforestación Cero de Fedepalma también ha sido un hilo conductor para nosotros.

¿Cómo le gustaría que creciera el sector?

Veo que el sector palmero sostenible conquista cada vez más mercados y demuestra su potencial para el equilibrio ambiental y la neutralidad de carbono, incluso la negatividad de carbono. Es un cultivo con gran potencial en este sentido. 

En los próximos años, veo que el aceite de palma solidificará su posición en nuevos mercados como Estados Unidos y se fortalecerá en Europa, a pesar de los desafíos de la UE. El cultivo de la palma tiene la capacidad de transformar socialmente a muchas personas porque es un cultivo perenne que se mantiene por décadas. Las empresas llegan a las regiones para quedarse e impulsar el desarrollo. Esto añade valor no sólo medioambiental sino también social, lo que convierte al aceite de palma en un buen producto en el mercado mundial.

Recibe Involucrado

Ya sea usted un individuo o una organización, puede unirse a la asociación global para hacer que el aceite de palma sea sostenible.

Como un individuo

Adopte una postura a favor del aceite de palma sostenible. Vea cómo puede influir en las marcas y las empresas.

Más sobre la acción individual

Como pequeño propietario

Descubra cómo el uso de prácticas agrícolas sostenibles a través de la certificación RSPO puede aumentar su rendimiento y más.

Más sobre el impacto de los pequeños agricultores

Como organización

Reducir los impactos sociales y ambientales negativos mediante la producción y el abastecimiento de aceite de palma sostenible certificado.

Más sobre la influencia de la organización

Como un miembro

Acceda rápidamente a recursos, noticias y contenido que sea importante para usted.

Más sobre el contenido para miembros